miércoles, 27 de abril de 2011

El poder de los cuarzos. I

Como limpiar un cuarzo

El cuarzo es un mineral abundante y frecuente en la naturaleza y está formado por anhídrido silícico cristalizado, de brillo vítreo, blanco o  coloreado por la presencia de impurezas.
El cuarzo es una fusión de agua y arena convertida en cristales después de miles de años, por lo cual se cree que tiene cualidades para acumular energías y liberarlas en el momento necesario.
A los cristales de cuarzo se les atribuyen poderes curativos y son considerados agentes de sanación, transformación y protección. Los cuarzos son de beneficio para la salud, pero para que puedan desarrollar sus propiedades curativas éstas piedras deben pasar por un proceso de limpieza de energías negativas y posterior carga de energía positiva.

En este capítulo te enseñaré las formas mas comunes de hacerlo.

Cuando compramos un cuarzo, debemos tener en cuenta que tal vez ha pasado por muchas personas y energías diversas. Limpiar y energizar un cuarzo es personal para potencializar sus efectos energéticos, protectores y sanadores.

Al realizar el proceso de limpieza y energización de nuestro cuarzo nuestra atención y concentración debe estar dirigida a visualizar las funciones de la piedra o cuarzo como una  materia limpia, pura y energéticamente positiva.

Limpieza con agua

Este procedimiento se puede realizar de diferentes maneras: poniendo nuestro cuarzo bajo un chorro de agua corriente, como puede ser el agua de la llave o si es posible es mejor sumergirlo en una corriente de agua natural como un río o una cascada.


 Limpieza con mar

Otra forma es enterrándo la piedra por varios días en sal marina, o llevándolas al mar y envueltas en una red sostenerlas en la rompiente de las olas.
Esta es una estupenda forma de limpiar y purificar nuestras piedras, sin embargo debemos tener en cuenta que no se puede usar la sal con el ámbar, las esmeraldas, el lapislázuli, el ópalo, la malaquita y las turquesas. La selenita no se puede sumergir mucho tiempo en agua, puesto que al tratarse de una sal puede llegar a disolverse.

Carga y cuidados de nuestros cristales y piedras

Para cargar y recargar cada cierto tiempo nuestros cuarzos y piedras existen también diferentes maneras dependiendo de su composición.

Los cuarzos deben ser expuestos directamente a la luz del sol siempre que se pueda. La amatista y el cuarzo rosa no se deben poner al sol por mucho tiempo pues pierden su color.
Las turmalinas es mejor tenerlas en sitios oscuros y resguardados. Las piedras de carácter lunar como el cuarzo blanco, la selenita, la esmeralda y la piedra luna se verán beneficiadas si son expuestas a la luz de la luna en período creciente y en luna llena.

En el siguiente capítulo te mostraré los cuidados que se deben tener con los cuarzos para obtener de ellos los mejores beneficios como equilibradores de energías.
 
La imágen de este post se tomó de artesanum.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...